la caída de gondolin pdf

Aqu√≠ el libro la ca√≠da de gondolin pdf gratis por J. R. R. Tolkien 

El libro La ca√≠da de Gondolin es un relato del escritor brit√°nico J. R. R. Tolkien, publicado de forma p√≥stuma por su tercer hijo y principal editor, Christopher Tolkien, en el segundo volumen de La historia de la Tierra MediaEl libro de los cuentos perdidos 2.

Narra la destrucci√≥n del reino ficticio de Gondolin a manos de los ej√©rcitos del vala oscuro Morgoth y finaliza con la llegada de los supervivientes a la desembocadura del r√≠o Sirion, donde establecen su nuevo asentamiento.‚Äč

J. R. R. Tolkien escribi√≥ la primera versi√≥n de ¬ęLa ca√≠da de Gondolin¬Ľ en 1917, cuando se encontraba de baja en Great Haywood a causa de una enfermedad contra√≠da durante su servicio en la Primera Guerra Mundial.

Supuso la primera historia en prosa del legendarium creado por el autor y en ella aparecieron por primera vez personajes que ser√≠an conservados hasta su √ļltima versi√≥n publicada en El Silmarillion, como Turgon, Tuor, Idril o Glorfindel, y otros que ya hab√≠an sido creados anteriormente, como E√§rendil.‚Äč

El bi√≥grafo del autor, Humphrey Carpenter, se√Īal√≥ que dicha historia era totalmente una invenci√≥n suya y que tan s√≥lo se pod√≠an apreciar ciertas influencias superficiales en ella, como su experiencia en la Batalla del Somme y el estilo de escritura de William Morris.‚Äč

Descargar la caída de gondolin pdf gratis

la caída de gondolin pdf

DESCARGAR

Adelanto del libro

Entonces Corazoncito, hijo de Bronweg, dijo: ‚ÄĒDeb√©is saber entonces que Tuor era un hombre que vivi√≥ hace ya mucho tiempo en esa tierra del Norte llamada Dor-l√≥min o la Tierra de las Sombras, y los Eldar son los que mejor la conocen de entre todos los Noldoli.

Tuor provenía de un pueblo que recorría los bosques y los páramos y no conocía el mar ni le cantaba; pero Tuor no moraba con esas gentes y vivía solo cerca de ese lago llamado Mithrim, ora cazando en los bosques, ora tocando melodías junto a sus orillas en su tosca arpa de madera y cuerdas hechas con tendones de oso. Ahora bien, al oír hablar de la vivacidad de sus sencillas canciones fueron muchos los que llegaron de parajes cercanos y remotos a escuchar sus melodías, pero Tuor dejó de cantar y se marchó a regiones solitarias.

All√≠ aprendi√≥ muchas cosas curiosas y recibi√≥ ense√Īanzas de los Noldoli errantes, que le ense√Īaron muchas palabras de su idioma y le transmitieron muchos de sus conocimientos; pero no estaba destinado a quedarse para siempre en esos bosques.

Otros libros relacionados

inicio