La gitana Agatha Christie pdf

Aquí el libro La gitana pdf gratis por Agatha Christie

En este libro MacFarlane había advertido que su amigo Dickie Carpenter sentía aversión hacia los
gitanos. Y sólo llegó a conocer los motivos cuando se anuló el compromiso matrimonial de
Dickie y Esther Lawes, que originó algunas confidencias entre los dos hombres.


MacFarlane ten√≠a relaciones con la hermana de Esther, Rachel, desde hac√≠a un a√Īo.
Conoci√≥ a las dos j√≥venes durante la infancia. Pero su car√°cter apocado hizo que tardase alg√ļn
tiempo en admitir la creciente atracci√≥n que el rostro ani√Īado y la sinceridad de los ojos
pardos de Rachel ejercían sobre él.

No era una belleza como su hermana; aunque sí más
sincera y dulce. El comportamiento de Dickie y la mayor de las hermanas dio vida a
crecientes lazos de fraternidad entre los dos hombres.


Después de breves semanas las relaciones amorosas de Dickie y Esther se habían diluido
en la nada del olvido. Hasta entonces la vida de su joven amigo había discurrido
plácidamente. Su carrera de marino era acertada, pues su amor a las cosas del mar tenía
profundas raíces en su ser.

De hecho, en sus entra√Īas palpitaba el primitivo vikingo, cuya
mente no es dada a sutilezas rom√°nticas. Pertenec√≠a a esa clase de ingleses re√Īidos con toda
manifestación emotiva, y tan torpes a la hora de transformar en palabras corrientes sus
procesos mentales.

Descargar La gitana Agatha Christie pdf gratis

La gitana Agatha Christie pdf

DESCARGAR

MacFarlane, un escocés de imaginación céltica, escuchaba y fumaba mientras Dickie se
perdía en un mar de palabras. Intuyó la necesidad de un desahogo mental en su amigo, si bien
no imaginó que siguiera derroteros tan originales, en los cuales Esther era una estrella
apagada. En realidad, el relato se convirtió en una historia de terror infantil.


-Todo empez√≥ en un sue√Īo que tuve de ni√Īo -dec√≠a Dickie-. No fue una pesadilla; pero
desde entonces la gitana estuvo siempre en mis sue√Īos, incluso en esos sue√Īos agradables de
ni√Īo, con sus fiestas, galletas y cosas por el estilo.

Aunque fuese feliz, sabía que de alzar los
ojos, la vería allí, en pie, mirándome tristemente, como si ella supiese algo ignorado por mí.
No sé por qué me alteraba tanto… pero era así. Al despertarme chillaba aterrorizado y mi
ni√Īera dec√≠a: ¬ę¬°Vaya! ¬°Dickie vuelve a tener uno de sus sue√Īos de gitanos!¬Ľ
-¬ŅTe asust√≥ antes la presencia de gitanos, verdad?

Los otros títulos de las historias

lista de la saga de Agatha Christie:

inicio